lunes, 13 de agosto de 2012

Ruth Rocha


Ruth Rocha nació en San Pablo en 1931, estudió Sociología y Pedagogía. Pero se vinculó con la literatura infantil a través de la revista para niños Recreio. Hoy es una de las escritoras de LIJ más populares de Brasil, a la altura de Elsa Bornemann y María Elena Walsh en Argentina. En más de treinta años como escritora, ha logrado que varias generaciones de niños se apropien de sus historias, y gracias a esa especial conexión sus libros se han vendido por millones. Comenzó a publicar libros infantiles en la década del 70, bajo la dictadura militar. Al igual que Bornemann y Walsh, sus libros son fuertemente cuestionadores de la realidad, de las relaciones de poder y esas cosas que a veces los grandes resumen en un “porque lo digo yo y listo”. Siempre desde una visión satírica y humorística. También le gusta jugar con la musicalidad de las palabras, haciéndolas cantar. Editorial Global ha traducido al castellano cuatro de sus libros. “Dos tontos sentados cada uno en su barril” ya lo hemos reseñado, acá les presentamos los otros tres.

Marcelo, membrillo, martillo.


Marcelo, membrillo, martillo es un libro precursor en la literatura infantil brasileña, fue publicado por primera vez en 1976 y se ha convertido en un clásico, con más de un millón de ejemplares vendidos. En el primero de sus tres cuentos, Marcelo, el protagonista, cuestiona el por qué de los nombres, ¿por qué las cosas se llaman como se llaman? Lo cual pone en aprietos a los adultos. En el segundo, dos niñas se conocen, sus comportamientos no pueden ser más opuestos. Una es una “muñequita” y la otra hace “cosas de varones”. Finalmente descubrirán que tienen más en común de lo que imaginaban. En el último cuento el dueño de la pelota tendrá que tomar una difícil decisión. Las ilustraciones de Adalberto Cornavaca son simpáticas y recuerdan un poco a Mafalda.


¿Quién tiene miedo de decir No? Y ¿Quién tiene miedo de Qué?




En estos libros de poesía para los más chicos, Ruth Rocha nos habla de los miedos y de la dificultad de poner límites. Las ilustraciones de Mariana Massarani son super divertidas y llenas de detalles. Con humor, como siempre, los más chiquitos aprenden a enfrentar sus miedos y a decir “no” aunque como dice la autora, a veces también es necesario decir si.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada